Tablero fenólico.

Tableros antideslizantes

Los tableros contrachapados antideslizantes, también llamados tableros de carrocería, son tableros contrachapados recubiertos de film con relieve. Normalmente las chapas interiores son de abedul, madera con una densidad media de 700 kg/m3. Lo que les proporciona una gran resistencia y dureza. Y encolados con colas fenólicas, para una buena resistencia a la humedad.

 

 

Madera de nogal español.

Chapa de nogal

La chapa de nogal es famosa por sus propiedades decorativas, reconocidas y apreciadas. Es dura, noble y de hermoso veteado. Se utiliza en ebanistería de calidad y elaboración de puertas y tableros para alta decoración.

 

Contrachapado de abedul.

Tablero contrachapado

Los tableros contrachapados están formados por chapas de madera superpuestas y encoladas entre sí, haciendo que las fibras de una chapa estén giradas 90º respecto a las fibras de chapa siguiente. Las chapas de madera siempre son impares para equilibrar su estructura y comportamiento. El tablero contrachapado esta caracterizado por la especie de madera empleada para sus chapas, la calidad de las chapas y el tipo de encolado.

En la fotografía vemos un tablero contrachapado de abedul.

 

Muestras de chapas de madera.

Chapas de madera

Las chapas de madera son hojas finas de madera, cortadas en torno a 0,6 mm. Que se obtienen del tronco cortándolas con una cuchilla. Pueden cortarse a la plana o por desenrollo. Las chapas de madera tienen fines decorativos, revestir muebles, puertas, tableros. Son una manera de economizar madera y ganar en belleza de acabado.

Las chapas de madera se emplean desde los tiempos de los egipcios, las sandalias de Tutanka-mon están hechas con chapa de madera. Luego los romanos crearon la taracea o marquetería, dejándonos ejemplos de una extraordinaria técnica.

La revolución del chapado fue a finales del siglo XIX con la invención del torno de desenrollo por Enmanuel Nobel. El primero de estos tornos se utilizo en EEUU donde comenzó la fabricación de tablero contrachapado. Junto al torno y la cuchilla aparece la barra de presión que fuerza a la chapa a salir con un determinado grosor.

En la actualidad, la creciente escasez de maderas decorativas y su elevado precio ha revalorizado la chapa de madera natural en la fabricación de muebles, puertas y tableros.

 

Bambú

Cuando plantas una semilla de bambú, observaras que durante los primeros siete años no sucede nada apreciable. Hasta tal punto que pensaras que las semillas no son fértiles.
Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solo 6 semanas, el bambú crece 25 metros. Durante los siete años de aparente inactividad, el bambú genera un complejo sistema de raíces, que le permitirían sostener el crecimiento que va a tener el resto de su vida.

El bambú es una hierba cuya estructura es muy similar a la de la madera, por lo que está considero una alternativa a este material. Posee una dureza superior a la del roble.

El bambú se caracteriza por su gran duración, dureza y elasticidad. Ni se contrae ni se expande. Al ser una hierba con un rápido crecimiento, el bosque de bambú se regenera cada 5 años, sin necesidad de replantar. Es el más ecológico de los materiales.

Maderas

La madera ha estado presente en la vida del hombre desde el principio de los tiempos. La madera era un material disponible, ligero, fácil de trabajar y resistente. Al principio fabricando herramientas simples, armas, objetos de culto, joyas y pequeñas estructuras. Con el paso del tiempo el trabajo de la madera fue perfeccionándose y extendiéndose a actividades más complejas: muebles, arquitectura, navegación. Esos miles de años de evolución y desarrollo, han ido formando al hombre en el sustrato intelectual de la carpintería.